img

Fisura Anal: síntomas, causas y tratamientos

Fisura Anal: ¿Qué es?

La fisura anal es una enfermedad caracterizada por una herida en la piel que cubre el canal anal y / o el margen anal. Puede ser aguda o crónica. La fisura anal afecta a mujeres y hombres. Por lo general se presenta una sola fisura anal, pero algunos pacientes pueden tener dos.

Las fisuras anales son muy comunes en los niños pequeños, pero pueden afectar a personas de cualquier edad. Una fisura anal se suele curar espontáneamente dentro de cuatro a seis semanas. Si no es así, el tratamiento médico o cirugía pueden aliviar las molestias.

Tipos de Fisura Anal

La fisura anal puede ser aguda o crónica:

  • Fisura anal aguda: el “corte” tiende a ser superficial, con bordes sin fibrosis, por lo general con menos tiempo de desarrollo.
  • Fisura anal crónica: la herida se convierte en una úlcera fácilmente reconocible por el médico especialista, la fibrosis y el endurecimiento de los bordes, plicoma Sentinel (piel sobrante en el margen anal), con mayor tiempo de evolución.

Causas de Fisura Anal

Las causas comunes de la fisura anal incluyen:

  • Defecar heces grandes o duras y secas
  • El estreñimiento y esfuerzo durante la defecación
  • La diarrea crónica
  • Sexo anal
  • La inflamación de la zona rectal causada por la enfermedad de Crohn u otra enfermedad inflamatoria intestinal

Las causas menos comunes de las fisuras anales incluyen:

  • Cáncer anal
  • VIH

Las fisuras anales también pueden ocurrir durante un examen rectal o introducción de objetos en el ano.

Muchos expertos creen que la tensión extra en los dos anillos del músculo (esfínter) que controlan el ano puede ser una causa de grietas. El esfínter anal externo está bajo su control consciente. Pero el esfínter interno no. Este músculo está bajo presión o tensión, todo el tiempo. Si la presión aumenta demasiado, puede causar espasmos y reducir el flujo de sangre hasta el ano, provocando una grieta. Esta presión también puede evitar que la herida se cure.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar una fisura anal incluyen:

  • Muchos niños experimentan una fisura anal durante su primer año de vida.
  • Los adultos mayores pueden desarrollar una fisura debido a la circulación lenta que resulta en una disminución del flujo sanguíneo a la zona rectal.
  • Presión de vientre. El esfuerzo al defecar y pasar heces duras aumenta el riesgo de desgarro.
  • Las fisuras anales son más comunes en las mujeres después del parto.
  • La enfermedad de Crohn. Esta enfermedad causa inflamación crónica del tracto intestinal, lo que puede hacer que el revestimiento del canal anal sea más vulnerable a la fisura.

Síntomas de Fisura Anal

El dolor es el síntoma principal. Tiende a ser grave, y peor si es aguda, como si algo estuviese arañando, cortando al evacuar, y que persiste después de la defecación. Otros síntomas de la fisura anal pueden ser:

  • Sangre en el papel higiénico o heces después de una defecación.
  • Picazón o irritación alrededor del ano.
  • Una grieta visible en la piel alrededor del ano.
  • Un pequeño bulto o marca de la piel cerca de la fisura anal.

Para llegar a ser crónica, la grieta produce una hipertrofia de la piel en el borde del ano donde se cierra la herida llamada plicoma. La gente tiende a confundir ésta herida con hemorroides, porque entienden que el plicoma es una hemorroide.

Diagnóstico y Examen de la Fisura Anal

Consulta a tu médico si tienes dolor durante los movimientos intestinales o has visto sangre en el papel higiénico o heces después de defecar.

La consulta médica

Si tienes una fisura anal, puedes ser derivada a un especialista en enfermedades del aparato digestivo (gastroenterólogo) o especialista en colon y recto (coloproctologista).

Mejor es ir preparada para la consulta ya que puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, puedes llegar a la consulta con un poco de información:

  • Has una lista de todos los síntomas y el momento en el que aparecieron.
  • Lleva tu historial médico, incluyendo otras condiciones que presentas como paciente y los medicamentos o suplementos que tomas regularmente.
  • Escribe las preguntas que vas a realizar, comenzando por las más importantes. De esta manera te asegurarás de obtener respuestas concretas a tus dudas sin olvidarte de nada.

El médico probablemente te hará una serie de preguntas como las éstas:

  • ¿Cuándo comenzaste a sentir los síntomas?
  • ¿Los síntomas son crónicos u ocasionales?
  • ¿Qué tan severos son tus síntomas?
  • ¿Dónde sientes los síntomas la mayoría de las veces?
  • ¿Has hecho algo que te dé la sensación de que los síntomas diminuyen?
  • ¿Has hecho que hizo que los síntomas hayan empeorado?
  • ¿Tienes otras condiciones médicas, como por ejemplo la enfermedad de Crohn?
  • ¿Tienes problemas de estreñimiento?

Algunas preguntas básicas para realizar a tu médico son:

  • ¿Cuáles son las causas probables de mis síntomas?
  • ¿Existe alguna otra causa que me haya provocado fisura anal?
  • ¿Necesito hacer algún tipo de examen específico?
  • ¿Mi condición es temporal (aguda) o crónica?
  • ¿Qué tratamientos me recomienda?
  • ¿Debo seguir una dieta específica?

Qué puedes hacer mientras espera la consulta con tu médico

Mientras estás esperando la consulta médica, puedes tomar algunas medidas para prevenir el estreñimiento, tales como beber mucha agua, comer alimentos con fibra y hacer ejercicio regularmente. Además, evita el esfuerzo al defecar. La presión adicional puede prolongar la fisura anal o crear una nueva.

Diagnóstico de la Fisura Anal

El doctor probablemente te preguntará acerca de tu historial médico y te realizará un examen físico, incluyendo la inspección de la región anal. A menudo, la fisura es visible. Normalmente, este examen es suficiente para diagnosticar una fisura anal.

loading...

Otras pruebas pueden incluir un examen rectal digital, que es la inserción de un dedo en su canal anal. Sin embargo, es probable que la inspección no sea recomendada, ya que puede ser muy doloroso para el paciente. Si hay sospecha de fisura anal, pero el diagnóstico no se ha establecido, se puede utilizar una endoscopía, para inspeccionar el canal anal.

La ubicación de la grieta ofrece pistas sobre su causa. Una grieta que se produce en el lado de la abertura anal, en la parte trasera o delantera es más probable que sea señal de otro trastorno, tales como la enfermedad de Crohn.

Si se sospecha de una condición subyacente, el médico puede recomendar pruebas adicionales:

  • Sigmoidoscopía.
  • Colonoscopía.

Tratamiento y cuidado de una Fisura Anal

Tratamientos no quirúrgicos

La primera medida a tomar es intentar el tratamiento clínico, que consiste en:

  • Mantener una buena función intestinal, con la ingesta de fibra y ablandadores de heces.
  • Baños de asiento con agua tibia.
  • Medicamentos de uso tópico, tales como diltiazem al 2% y nifedipina 0,3%.

La tasa de éxito es de hasta 70% después de ocho semanas de tratamiento. Por otra parte, la tasa de recurrencia es del 30%.

Otra opción conservadora es la inyección de toxina botulínica, con tasas de curación de alrededor del 75%. Su desventaja es el alto costo.
Estudios demuestran un menor índice de cicatrización con tratamiento clínico que con cirugía.

Cirugía por Fisura Anal

Si tienes una fisura anal crónica, que es resistente a otros tratamientos, o si los síntomas son severos, la cirugía puede ser el tratamiento recomendado. El esfinterectomía generalmente implica el corte de una pequeña porción del músculo del esfínter anal.

Este tratamiento es el “patrón oro” con la curación en más del 90% de los casos, pero puede causar incontinencia en el 5% de esos casos. Esto tiende a desaparecer con el tiempo.

Como prevenir Fisuras Anales

Es posible que puedas evitar una fisura anal tomar medidas para prevenir el estreñimiento:

Comer más fibra: son las responsables de la formación de la materia fecal, y para facilitar el tránsito de los alimentos en el intestino. Son, por tanto, esencial para el mantenimiento de la flora intestinal.
Las fibras se pueden dividir en solubles e insolubles. Las fibras solubles se encuentran presentes en la pulpa de fruta y cereal de salvado, y ayudan al funcionamiento de nuestro metabolismo. Las fibras insolubles, se encuentran en verduras y granos enteros, son los que realmente ayudan en la función intestinal, combatiendo el estreñimiento. Se recomiendan comer 25 a 35 gramos distribuidos durante el día.

Beba mucha agua: Es muy importante beber suficiente agua todos los días, ya que mezcla las fibras y hace que las heces se vuelvan más voluminosas y pastosas, evitando la sequedad. Por lo tanto, el efecto de la fibra sobre el movimiento intestinal se vuelve más eficaz.
El requerimiento diario de agua varía para cada persona y depende de varios factores, como la actividad física. En general, para las personas sanas, se recomienda beber dos litros de agua por día.

Realizar ejercicios

Los estudios sobre el tema han sido concluyentes. Es cierto que durante el ejercicio, el intestino tiene su funcionamiento estimulado debido a los movimientos que el cuerpo produce. Sin embargo, con respecto al alivio de la constipación, algunas investigaciones muestran que la actividad física proporciona una mejora, mientras que otras no han demostrado tal efecto.
Sin embargo, la práctica de ejercicio es esencial para la salud y puede contribuir de manera indirecta, incluso para curar el estreñimiento.

Masticar bien los alimentos: Masticar bien los alimentos no sólo ayuda al cuerpo a digerirlos mejor, sino que también evita molestias intestinales. La digestión de algunos alimentos comienza en la boca a través de la enzima amilasa, y la masticación es parte de ese proceso. Masticar bien facilita el inicio del proceso de digestión y, por consiguiente, en todo el resto de la función, incluyendo el intestino.

Escapar del estrés: Tanto el estrés como la ansiedad pueden causar síntomas gastrointestinales, ya sea estreñimiento o diarrea. Para aquellos que ya han sufrido el problema, el estrés puede hacer que los síntomas vuelvan. Los expertos recomiendan la adopción de pasatiempos y técnicas de relajación para reducir el estrés y la ansiedad.

loading...

Ir al baño: Las personas que no tienen la costumbre de ir regularmente al baño pueden ser más irritables, padecer cambios de humor y empeoramiento de los síntomas de estreñimiento.
La recomendación es ir al baño una vez o dos veces al día. También es importante tratar de tener horarios reservados para ir al baño, para que, de esta manera, el cuerpo se habitúe y tenga menos chances de desarrollar el estreñimiento.

También te puede interesar leer sobre:

Comentarios

comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *

It is main inner container footer text