img

Como Prevenir El Envejecimiento De La Piel

10 Hábitos Que Producen Envejecimiento De La Piel

No hay mujer que no se preocupe por la apariencia y cuidado de la piel. Con el paso del tiempo, las líneas de expresión, la flacidez y las arrugas comienzan a molestar. Todo esto se acrecienta si damos lugar a los verdaderos enemigos, como por ejemplo: el tabaquismo, el estrés y el exceso de azúcar, son algunos de los factores que provocan el envejecimiento de la piel.

A continuación, vamos a analizar qué otros malos hábitos promueven el envejecimiento prematuro.

1.     Tabaquismo

Cada cigarrillo disminuye la oxigenación de la piel durante 90 minutos. Imagínate que fumas más de un cigarrillo al día. Resultado: la piel más gruesa, de color amarillento, ya que la nicotina la deja seca y opaca. Además de todos los problemas que causa a la salud, el fumar también causa perturbaciones en el metabolismo y acelera la pérdida de colágeno, las células responsables de dar elasticidad a la piel. El acto de fumar causa arrugas alrededor de los labios y alrededor de los ojos (porque el fumador cierra los ojos parcialmente para protegerlos contra el humo).

2.     Estrés

El estrés emocional altera nuestras hormonas, aumentando la liberación de los corticosteroides endógenos y epinefrina, por ejemplo. Esto puede dejar la piel más grasa y propensa al acné. El estrés también disminuye nuestras defensas, y la piel es más propensa a enfermedades e infecciones. Los más comunes son el herpes, alergias, erupciones cutáneas y psoriasis, inclusive.

3.     Contaminación del ambiente

Los gases dañinos que se encuentran en el aire forman una película de toxinas que termina siendo absorbido por la piel, aumentando las reacciones de oxidación y la formación de los radicales libres que dañan la piel. La contaminación excesiva oxida tanto las células de la piel como las de todo el cuerpo. Así que, para evitar el envejecimiento de la piel a causa de este factor, es importante protegerte a diario, aplicando protector solar, crema hidratante y haciendo limpieza de la piel para eliminar las impurezas.

4.     Beber poca agua

Las primeras 2 señales de falta de agua (deshidratación) se presentan en la piel y en las membranas mucosas. Entre las células, tenemos un líquido intersticial que ayuda al mantenimiento la piel, entre otras funciones. La falta de agua deja la piel seca y sin elasticidad. La piel pierde turgencia, demorando el regreso a su estado natural luego de sufrir una distorsión. Por ejemplo, luego de pellizcarnos la piel, ésta debe volver pronto a su estado normal. Si el regreso a su estado demora, es una señal de falta de hidratación. Además de dejar la piel hidratada y firme, el agua también promueve la excreción de toxinas que dañan la piel. Te recomendamos consumir al menos dos litros de agua al día.

5.     No utilizar protector solar

El exceso de exposición al sol, y sobre todo la falta de protección contra el sol es la principal causa de envejecimiento de la piel y cáncer de piel. Para tener una idea, la radiación solar es responsable del 80% del envejecimiento de la piel expuesta, especialmente en la piel blanca, que sufre este proceso de forma más temprana. La radiación solar es un oxidante celular potente. La radiación penetra en la piel y causa cambios directamente en el ADN de las células, e indirectamente causa reacciones químicas que alteran el ADN, el colágeno y las fibras elásticas.

Según los especialistas, a pesar de que nuestro cuerpo tiene mecanismos de defensa y acción antioxidante, esto no siempre es suficiente para prevenir estas reacciones. El resultado es lo que llamamos el fotoenvejecimiento. Por lo tanto, aparecerán manchas , pecas, flacidez, piel áspera, el aumento de arrugas y en algunos casos hasta cáncer de piel. El FPS, para el día a día, nunca debe ser inferior a 30 para la cara, el pecho, el cuello y las manos (las regiones de la piel más sensible) y 15 para el resto del cuerpo.

loading...

6.     El consumo de azúcares y grasas

En exceso, el azúcar es responsable de otro proceso de envejecimiento celular llamado “glicación“. El azúcar se une a las proteínas de la piel, como el colágeno, volviéndolas rígidas. De este modo se pierde la función de la elasticidad, dejando la piel floja y con arrugas. El exceso de grasa se acumula en el tejido subcutáneo de forma errática, provocando gordura localizada y celulitis.

7.     La falta de una dieta equilibrada y rica en antioxidantes

Una dieta equilibrada rica en vegetales, incluyendo frutas diversas, legumbres, cereales y verduras, es la mejor protección contra los radicales libres, los enemigos de la piel. Los principios activos que se encuentran en estos alimentos son excelentes antioxidantes que neutralizan la acción de estos radicales. Dar prioridad a alimentos ricos: vitamina C (naranja, limón, lima, kiwi, fresa, repollo, brócoli, tomates), vitamina E (almendras, nueces, nueces de Brasil, yemas de huevo, vegetales de hoja), vitamina A (zanahorias, calabaza, hígado, patatas dulces, albaricoques secos, brócoli, melón), bioflavonoides cítricos (frutas oscuras o uvas rojas) y otros nutrientes que se encuentran en los alimentos frescos.

8.     Dormir mal

Sin un descanso adecuado no hay reparación. Durante el sueño, las hormonas “rejuvenecedoras” que producimos, como la melatonina y la hormona del crecimiento, actúan como “calmantes” y reparadores. Dormir mal provoca estrés y no da tiempo a que el cuerpo descanse.
Resultado: piel marchita y ojeras.

9.     Sedentarismo

La actividad física tiene muchos beneficios para el cuerpo y la piel. Mejora la circulación sanguínea de la piel, mejora el metabolismo del cuerpo (evitando el proceso de glicación), combate el estrés y mejora la calidad del sueño. Por otra parte, combate también la flacidez, la celulitis y la grasa localizada.

10.Falta de humectación de la piel

loading...

Debes tener cuidado para proteger la piel de las agresiones externas como el viento, el frío, la contaminación y la luz solar. Una cara bien hidratada tiene buena elasticidad, como una piel deshidratada por lo general tiene más flacidez y arrugas.
La sequedad también puede tener consecuencias como la dermatitis y la descamación. Con el envejecimiento, las glándulas sebáceas disminuyen en número y tamaño, dejando la piel más seca. La sequedad de la piel provoca alergias y picazón, reduce su elasticidad y agrava las arrugas. Por lo tanto, además de beber líquidos, la piel tendrá beneficios adicionales si es hidratada con cremas y lociones.

Comentarios

comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *

It is main inner container footer text